Un sistema de pulverización que controla tamaño y cantidad de gota, ganó el CiTA de Oro 2019

88 views

La empresa Tecnopulverización S.A, oriunda de la localidad cordobesa de Laboulaye, obtuvo el mayor galardón en la 14° edición de los premios otorgados por el Centro Internacional de Innovación en Tecnología Agropecuaria. Además, con tres premios y una mención, el INTA también se destacó en este concurso.

La entrega de los premios se llevó a cabo en el marco de la Expo Rural 2019 durante este lunes, donde 44 nominaciones compitieron a través de 21 categorías por los Premios CiTA 2019 a la innovación tecnológica.

Si bien hubo muchos desarrollos destacados dentro del concurso, y en cada categoría propuesta un ganador, el premio a la innovación más destacada se lo llevó el sistema TecnoMCG de la empresa Tecnopulverización.

Cabe destacar que la firma ya había sido también galardonada este año con el premio Ternium Expoagro a la Innovación agroindustrial en el rubro “Maquinaria, componentes y accesorios para protección vegetal”.

La tecnología

TecnoMCG es un sistema de pulverización terrestre de ultra bajo volumen, capaz de controlar el tamaño y cantidad de gotas que se depositan en el blanco. La tecnología somete el líquido de la pulverización a fuerzas de reacción generadas por un disco rotativo, es decir, por fuerza centrífuga, utilizando la mínima cantidad de agua por hectárea mediante la pulverización de químicos de uso agrícola con aspersores rotativos, mediante lo cual se obtiene uniformidad de gotas por cm2.

Cabe destacar que el rango de gotas a utilizar, según las necesidades y características de la aplicación a realizar, puede manejarse entre rangos de 100 y 450 micrones, logrando aplicaciones eficintes.

El más premiado
Sus galardones abarcaron un amplio espectro, desde la investigación a la extensión, desde la producción a la comercialización, y en las soluciones para la gran escala junto con las respuestas para la agricultura familiar.

Es así que en la categoría “Producción animal” el premio fue para R-VAC INMUNER IBD, la primera vacuna recombinante nacional para prevenir la Enfermedad Infecciosa de la Bursa (IBD) –llamada también Gumboro–, altamente contagiosa en pollos jóvenes, que provoca pérdidas significativas para los productores.

Para Gabriela Calamante, investigadora del INTA a cargo de la plataforma biotecnológica que permitió el logro de este producto biológico único en su tipo en la Argentina –junto con Laboratorios Inmuner S. A.–, “es un proyecto de muchos años de desarrollo, mucha inversión del sector público en ciencia y tecnología”.

En la búsqueda de inmunizaciones nuevas, seguras y efectivas, lo iniciaron en el Instituto de Biotecnología de Castelar hace 20 años, bajo técnicas de ingeniería genética y basado en cepas vivas de poxvirus –los virus de mayor tamaño, entre los que está el de la viruela–, que no infectan al organismo blanco de vacunación. En 2012, en articulación con Laboratorios Inmuner SA, empezaron a trabajar en la obtención de R-VAC Inmuner IBD y la idea es seguir adelante con nuevas vacunas para pollos y otros tipos para ganado bovino y porcino.
Por su parte, Somos Fibra, la tienda online desarrollada por el INTA e INTeA, obtuvo el premio en la categoría “Estrategias de comercialización”. Esta plataforma es el resultado de una articulación entre el INTA y los artesanos rurales, desarrollada con financiamiento de la Fundación ArgentINTA, que busca potenciar los emprendimientos artesanales de la agricultura familiar.

Según Marcela Duhalde, responsable del área INTA Diseño y directora creativa del proyecto, este reconocimiento “es un orgullo, es un nuevo desafío, es un impulso para continuar con el próximo objetivo de Somos Fibra que es llegar a representar a las organizaciones y a las artesanías de todo el país”. En este sentido, observó: “Por el momento estamos trabajando con organizaciones del NOA y la idea es que toda la Argentina se vea representada en nuestras colecciones, así que esperamos que en el corto plazo podamos lograrlo”.

Con la púa biomimética para laboreo, diseñada por profesionales del Instituto de Suelos, la distinción en la categoría “Investigación y/o extensión” se la llevó también el INTA. Eduardo Favret, su desarrollador, indicó: “El premio que recibimos hoy en CITA fue importante para nosotros porque nos permite continuar con nuestra investigación”.

En ese sentido, expresó que el objetivo es continuar mejorando este trabajo “que consiste en llevar a un desarrollo tecnológico propiedades de los sistemas biológicos”, en este caso, la anti adherencia de la cutícula de la hembra del bicho toro. “Esto también nos va a permitir comenzar nuevas líneas de investigación, como pueden ser las superficies antiadherentes con aplicación antibacteriana –que las bacterias no se adhieran a las superficies de los materiales–, que pueden ser utilizadas, por ejemplo, en la industria alimenticia, en la cadena de valor de algún producto, como puede ser la leche”, explicó.

La mención especial en la categoría “Maquinaria para economías regionales” la obtuvo el banco mecánico para la cosecha asistida de la vid, un dispositivo que facilita la recolección de las uvas y reduce el esfuerzo físico del trabajador, desarrollado por el Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar –IPAF– del INTA en San Juan.

Diego Ramilo, coordinador nacional de Transferencia y Extensión del organismo, señaló: “Estamos sumamente contentos y satisfechos de tener un producto de estas características que aporta a más de 21 mil productores de la región Cuyo, que producen uvas en fincas de hasta 15 hectáreas”. Comentó, en esa línea, que “es un aporte para la agricultura familiar, para los pequeños productores que hace el INTA a partir de sus institutos de investigación y desarrollo tecnológico”.

Fuente: TodoAgro