Tres consejos para mejorar el control de mastitis en el tambo

152 views

El control eficiente de la mastitis en los tambos es esencial para garantizar no sólo la sanidad del ganado, sino también la eficiencia y rentabilidad del sistema productivo. Una buena rutina de recopilación de información, atenciones en el manejo y cómo tratar las vacas secas, son partes esenciales sobre las cuales trabajar para mejorar los resultados.

Para evitar que la enfermedad ocurra, tanto en su forma clínica como subclínica, el productor y todo su equipo necesitan estar atentos a aspectos de manejo, sanitarios y también gerenciales.

El profesor. Dr. Marcos Veiga, uno de los mayores especialistas en mastitis y calidad de la leche, brindó a través del portal MilkPoit da tres consejos importantes para mejorar el control de mastitis en los establecimientos lecheros:

Consejo 1: Implantar una rutina de recopilación de información de la mastitis clínica en el rebaño.
Esto es fundamental para que se sepa cuál es el tamaño del problema dentro de la propiedad. Se puede hacer de una forma sencilla a través de la recolección de información de ordeño.

Así, después de la identificación del caso de mastitis clínica, se deben hacer anotaciones sobre ese caso, de forma que en el tambo se cree una rutina de anotaciones de casos de mastitis clínica. Estas anotaciones se pueden hacer en cuaderno, portapapeles o hoja de cálculo, y lo que importa es que se hagan.

Se debe anotar:
La vaca presentó la mastitis clínica; fecha del registro de la mastitis; cuarto afectado; información sobre el protocolo de tratamiento utilizado.

Consejo 2: Mucha atención en el manejo de ordeño!
El manejo de ordeño es fundamental para que la mastitis sea controlada. Se destaca a través de:
Cuidados en el pre-ordeño, con tratamiento de las vacas evitando estrés y buenas condiciones de confort en la sala de espera; con cuidados para que la estimulación de los techos sea hecha en el período adecuado (entre 1 y 1,5 minutos antes del inicio del ordeño); con el uso de productos de buena calidad en el pre y post-dipping; también con secado completo de los techos; evitando el sobre-ordeño (ordeñar los animales sin el flujo de leche); y alojando las vacas en un lugar limpio y seco después del ordeño con disponibilidad de alimento para estimularla a permanecer en pie (para garantizar el cierre completo del canal del techo y reducir el riesgo de contaminación).

Consejo 3: Tratamiento de vacas secas asociado con el uso de sellantes en el secado
El tratamiento de las vacas secas debe ser hecho con un antibiótico específico para ello y tiene el objetivo de curar las infecciones subclínicas del rebaño.

Es importante destacar que las tasas de curación de la mastitis subclínica son muy altas, con el gran beneficio de no haber la necesidad de descarte de la leche.

El sellador debe ser aplicado para auxiliar en el cierre del orificio de los techos. Después del tratamiento de las vacas secas, se debe masajear los techos para que el antibiótico se esparce. A continuación, se aplica el sellador, pero, esta vez, sin masajear los techos.

La función del sellador de techos es crear una barrera física que impida la contaminación ambiental.