Se realizó la primera molienda de trigo ecológica en Santa Fe

27 views

Santa Fe concretó la primera producción de harina ecológica realizada en la provincia. Esta molienda de trigo agroecológico a gran escala fue realizada gracias al Programa Provincial de Producción Sustentable de Alimentos en Periurbanos (PSAP) del Ministerio de la Producción.

Se cosecharon 300 toneladas de grano de las cuales se destinaron 50 a la producción de harina de trigo ecológica en el molino de la Cooperativa Agropecuaria de Armstrong, nucleada en la Federación de Cooperativas Federadas Limitada (Fecofe). Esto se suma a las más de 6000 toneladas de hortalizas ecológicas cosechadas durante 2018 y lo que va de 2019.

A partir de ahora, buscan expandir esta experiencia brindando una alternativa a la producción convencional en las localidades que cuentan con restricción de aplicación de agroquímicos para recuperar suelos y diversidad productiva generando además, un plus en el valor final del producto.

En la campaña 2018, la producción se realizó con siete agricultores de las localidades de Chabás, Arteaga y Zavalla, quienes realizaron su primera experiencia en agricultura ecológica. Para producir trigo sin el empleo de agroquímicos se comenzó eliminando de raíz la vegetación espontánea, con una innovadora maquinaria que no invierte el suelo y deja el 97% de la cobertura en superficie para luego sembrar el cultivo invernal.

El trigo fue implantado junto con trébol rojo, se inoculó a la siembra con productos biológicos (hongos micorrizantes) y se realizaron aplicaciones de fertilización foliar y preventivos para fortalecer a la planta contra un ataque de hongos, con biopreparados (compost de lombriz enriquecido con microorganismos y biopreparado a base de Equisetumgiganteum L y Ortiga dioica/ urens).

Cuando el trigo se cosechó, el trébol pudo desarrollarse durante el verano y destinarse como forraje para animales. De esta forma, se incrementa el potencial que posee una asociación gramínea/leguminosa para mejorar la fertilidad de los suelos, tanto física como química.

Los rindes obtenidos estuvieron en la media de la producción convencional, con un costo productivo levemente inferior a éste pero con perspectivas de descenso una vez estabilizado y regenerado el sistema productivo.

La cosecha de 300 toneladas se vendió en parte al mercado convencional y también se destinó a la elaboración de harina, con el objetivo de agregar valor y generar un producto para ser consumido en la zona.

Según los análisis realizados, la harina obtenida es de muy alta calidad y tiene un gluten de excelencia, mientras que la humedad y la elasticidad también son las ideales. Desde la secretaría de Desarrollo Territorial se trabaja en la promoción del producto en panificadoras para favorecer la cadena completa, tratando de generar cadenas cortas de comercialización.

Fuente: Chacra