Nueva entidad alternativa para el Control Lechero

80 views

Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires y Entre Ríos decidieron avanzar hacia una nueva organización desvinculándose de la Asociación de Criadores de Holando Argentino (Acha).

Cuatro regionales de Control Lechero decidieron desvincularse de la Asociación de Criadores de Holando Argentino (Acha). Son Alecol en Santa Fe, Arpecol en Buenos Aires, Regional Centro de Córdoba y Entre Ríos que decidieron renunciar y formarán una entidad paralela para mejorar el servicio a los productores que así lo consideren.

En el Boletín Oficial se publicó el pasado 7 de marzo la Resolución 79/2019 de la momentánea Secretaría de Agroindustria que en ese momento dependía del Ministerio de Producción y Trabajo. Los cambios en el sistema de control lechero a nivel nacional se veían venir.

A partir del 3 de octubre de 1977 existía en el Estado la responsabilidad de organización, fiscalización y certificación del control de producción de ganado lechero, con miras a su mejoramiento zootécnico-funcional y a una mejor eficiencia de la empresa tambera, servicio que se denominó “Control Nacional de Producción de Ganado Lechero”. Es así que organismos oficiales o entidades de productores creadas a tal fin pudieron realizar las pruebas de control.

A partir del 27 de marzo de 1981 se le delegó a la Acha la organización, fiscalización y certificación del Control Lechero en lugar de Agricultura. Fue así que la Asociación cubrió los roles de registro de Producción; Vacas controladas y Registro avanzado de Toros padres, Servicios, Crías, Toros en prueba de comportamiento, Organismos y entidades habilitadas e Inspectores habilitados para el control lechero.

Ya para el 2 de agosto de 1982 se habían dispuesto nuevos lineamientos que determinaron el hasta ahora vigente “Reglamento de Control Lechero Oficial” y el “Manual de Procedimientos del Sistema de Control Lechero”. El año pasado se comenzaron a debatir modificaciones que terminan ahora segmentando a la actividad.

A partir de 1992, Acha descentralizó en regionales zonales, a las que están adheridas las entidades que concentran los controles y remiten las muestras a laboratorios específicos. En cada regional y mensualmente, un inspector del Control Lechero se traslada a cada tambo y mide en kilogramos con un lactómetro la producción individual de las vacas en 24 horas y toma una muestra de leche, que devela composición de grasa butirosa y proteína; pero también células somáticas, para de esta manera poder manejar mejor los rodeos, la producción en general, pero también poder controlar la genética en los tambos.

La nueva Resolución de marzo no terminó siendo lo que se esperaba, ya que la actualización era necesaria pero no tuvo el consenso esperado; a pesar de eso fue impulsada por el Director Nacional de Lechería. Ahora se decide una bifurcación, al menos en la región más productiva del sector.

Fue por diferencias en la redacción de los capítulos del nuevo reglamento que terminó oficializándose que cuatro regionales de Control Lechero deciden desvincularse de Acha, ya que lo aprobado oficialmente no fue lo que había acordado la Comisión Nacional de Control Lechero.

Alecol en Santa Fe, Arpecol en Buenos Aires, Regional Centro de Córdoba y Entre Ríos decidieron renunciar y formarán una entidad paralela para mejorar el servicio a los productores que así lo consideren.

Seguirá habiendo controles lecheros de Acha para cabañas y productores que trabajan con registro de cría, mientras que la nueva entidad certificará la producción y la genealogía ya sin el sello tradicional. Cuando la política interfiere en los intereses genuinos de las entidades y las producciones suelen suceder estas rupturas y en definitiva el Control Lechero termina siendo un ejemplo más de ello.

Fuente: Elida Thiery (NAP/ Boletín Oficial).