Cuando hay agua, secar puede ser una alternativa

115 views

Ante condiciones de exceso de precipitaciones, falta de piso y anegamiento, una de las posibilidades con la que cuenta el productor lechero es realizar el secado anticipado de las vacas del último tercio de lactancia.

Según se desprende de un informe del INTA General Villegas, en este tipo de situaciones críticas, el secado tendría dos finalidades. Una, a corto plazo, es reducir el número de vacas en producción generando mejores condiciones para el resto del rodeo. Con una menor cantidad de animales:

• El ambiente se vuelve más confortable, los corrales están menos cargados y habrá menor cantidad de animales circulando por los callejones.
• Mejora la alimentación, dado que es más sencillo el manejo de un grupo más chico y se prioriza el uso de los recursos forrajeros de calidad que seguramente serán escasos. Asimismo se puede hacer una mejor utilización de las reservas y concentrados en las vacas en producción más eficientes.
• Secando las vacas del último tercio de la lactancia, es el que afectará menos la entrega diaria de leche ya que son los animales menos productivos del rodeo (durante ese trimestre se produce aproximadamente el 23 % de la lactancia).

Es necesario tener en cuenta que reduciendo el tamaño del rodeo en producción tendremos más forraje de calidad por vaca. Esto no justifica que nos relajemos en la gestión del mismo. Por el contrario es de suma importancia hacer formulaciones de dietas precisas que nos permitan contar con el alimento escaso por el mayor tiempo posible.

El segundo objetivo del secado, y este ya a mediano plazo, es preparar mejor al grupo de vacas que van a parir en la próxima primavera.

Podremos darles mejores condiciones ambientales, eliminando el estrés de las caminatas por callejones en malas condiciones.

También cambiarán los requerimientos nutricionales que se reducen por el cese de la lactancia, permitiendo una baja del consumo de materia seca y de la concentración proteica de la dieta.

Para implementar esta propuesta de manejo es importante tener confirmación de la preñez de las vacas a secar. También se debe conocer su estado corporal (que en ese momento puede llegar a ser inferior a 3), para organizar un plan de alimentación que permita llegar con las vacas en buen estado al próximo parto (CC 3,2 a 3,5).

En resumen esta estrategia de secar en forma anticipada, apunta a continuar produciendo con las vacas de mayores requerimientos, las más eficientes y con mejor respuesta productiva del rodeo y al mismo tiempo concentrarnos en la preparación del grupo de vacas que van a parir en la primavera para poder tener un buen pico de producción, cuando las condiciones mejoren.