Buscan aumentar el consumo de carne ovina

58 views
El Programa de Promoción del Consumo de Carne Ovina es una iniciativa público-privada que trabaja para posicionar esta carne gourmet en el mercado.
El objetivo es buscar participar de las ferias alimentarias importantes del país para dar a concer las propiedades de la carne.

Argentina cuenta con una majada total de 15 millones de cabezas ovinas y una producción de 55.000 toneladas anuales de carne, pero el consumo apenas alcanza a 1,2 kilos de carne por habitante y por año. ElPrograma de Promoción del Consumo de Carne Ovina es una iniciativa público-privada que trabaja para posicionar esta carne gourmet.

La Mesa Nacional de Competitividad Ovina, que involucra a toda la cadena (desde la producción hasta la industria y la comercialización), se puso a trabajar en ese sentido y, luego de dos años, el secretario de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, a mediados del mes pasado, firmó la Resolución 151/2019 que da forma jurídica a un programa que apunta a promover el consumo de esta proteína animal.

“El programa de Promoción de Consumo de Carne Ovina (PCCO) es una iniciativa público privado, sobre la que veníamos trabajando desde hace un tiempo. Entre 2016 y 2017 identificamos en todas las regiones al sector, porque el consumo de carne de este origen es una asignatura pendiente para desarrollar la actividad a otra escala”, explicó a Super CAMPO el subsecretario de Ganadería de la Nación, Rodrígo Troncoso.

Los privados junto a la cartera de Agroindustria trabajaron durante el semestre anterior en la identificación de las ferias más importantes para ver la forma de participación como Masticar; Caminos y Sabores, entre otras: “Hasta ahora teníamos el cordero patagónico, el mesopotámico o el bonaerense. Se trataba de trabajos aislados, muy bien hechos; entonces coordinamos con las provincias y el sector privado la posibilidad de generar un paraguas con la marca “Cordero argentino” que abarque a las características particulares de cada región”, detalló el funcionario.

Con la confección y la publicación de la Resolución 151 se dio el marco jurídico a un trabajo que se realizó durante cuatro años para establecer los criterios sobre los que se trabajará y que incluyen el desarrollo de un nomenclador que hoy no existe en el sector ovino, con imágenes de alta calidad de cada uno de los cortes que se puedan sacar del ovino y un código que se utilizará en los mercados internos y externos, además se prepararán recetarios que incluyan distintos tipos de corte. “Ya tenemos el financiamiento asegurado a partir de la Ley Ovina para este año que oscila entre los 4,5 y los 5 millones de pesos”, explicó.

Para financiar la iniciativa se asignaron recursos de la Ley Ovina y, el año próximo el sector privado deberá presentar proyectos y trabajar para obtener financiamiento: “De acá a cuatro años se le da un empuje para que arranque y el sector privado deberá tomar la posta”, cerró el subsecretario.